Increíbles propiedades sanadoras de la piedra turquesa

Piedra turquesa

La turquesa es un mineral del grupo de los fosfatos, que está compuesto por aluminio y cobre. Tiene un color verde azulado y se trata de un mineral relativamente difícil de encontrar que, al formarse, se compacta y es un material de buena calidad. Debido a su rareza, además de su característico color, se la aprecia como piedra preciosa desde hace miles de años. 

Se encuentra, principalmente, en regiones desérticas y es una de las primeras gemas en comenzar a explotarse, por lo que muchos sitios históricos han agotado ya sus reservas. Sin embargo, algunos continúan en funcionamiento hasta la actualidad. Hoy en día, los lugares que aún tienen yacimientos de turquesa conocidos son: Irán, España, Estados Unidos, la península del Sinaí.

Significado de la turquesa

Muchas sociedades antiguas usaron la turquesa no solo como un ornamento sino también como amuleto, o gema directamente relacionada con los dioses. De hecho, aún hoy, a la turquesa se la considera una piedra sagrada por muchas tribus nativas de Norteamérica. Quienes las usan para crear pinturas mágicas para atraer la lluvia, para proteger las almas de los difuntos e incluso para hacer ofrendas a los dioses.

Propiedades curativas de la turquesa

Regenera los tejidos y potencia el sistema inmunitario por lo que llevar collares con piedras turquesas puede resultar muy útil en casos de cáncer.

Favorece la absorción de los nutrientes, por lo que es muy recomendada en casos de anorexia, y alivia las infecciones producidas por virus. Por tanto, actúa en casos de fiebre.

Propiedades de la turquesa

Algunas de las propiedades curativas y mágicas más reconocidas de la piedra turquesa son:

  • La piedra turquesa tiene propiedades antiinflamatorias, por lo que es muy adecuada en casos de enfermedades inflamatorias crónicas. 
  • Alivia los calambres y el dolor. De hecho, está especialmente indicada en casos de afecciones respiratorias como lo son: la afonía, amigdalitis, difteria, bronquitis y asma, entre otras.
  • Está indicada para personas que son muy emotivas y ansiosas porque ayuda a mantener el crecimiento personal y el equilibrio emocional.
  • Sirve para atraer nuevas amistades y conseguir un carácter alegre y sereno. Estimula la belleza.
  • Es muy útil para ayudar a aliviar diferentes problemas oculares.
  • En teoría, ayuda a liberar inhibiciones y prohibiciones.
  • Se considera, sobre todo, una piedra protectora, y es utilizada especialmente por los viajeros que van a zonas políticamente inestables.
  • Se cree que podría fomentar la sintonía entre el cuerpo y el espíritu. Por lo que ayuda a mejorar la comunicación del espíritu con el mundo físico. 
  • Es creído que puede agudizar la intuición.
  • También se usa en la magia amorosa. Se dice que si le entregas una turquesa a la persona que amas, ayudará a generar armonía en la pareja al crear una fusión entre las almas de ambos. Según la leyenda, si desaparece el amor entre las dos personas, también desaparecerá el color de la piedra.
  • Se la conoce como la piedra de la felicidad y la fortuna.
  • Hay quienes dicen, además, que podría disipar las energías negativas, potenciando las energías positivas.
  • Estimula la creatividad a la hora de solucionar problemas, contrarrestando los agobios y las inseguridades.
  • Ayuda a la autorrealización, ayudando a eliminar cualquier intento de destrucción de uno mismo.
  • Es una piedra protectora. Puede cuidarte contra el mal de ojo, los hechizos malignos y cualquier tipo de magia negativa que se dirija hacia uno mismo.

Beneficios emocionales

A la piedra turquesa también se la vincula con el lado psicológico, por lo que se piensa que fortalece mentalmente a las personas. Supuestamente, ayuda a mantenerse alerta con el entorno, a la vez que estabiliza las distintas alteraciones de ánimo y proporciona calma, ayudando a quienes sufren de depresión, ansiedad y estrés.

Por otro lado, hay quienes creen que la turquesa puede cambiar de color dependiendo del estado de ánimo de quien la lleva. Además de asociarse con la reducción de crisis nerviosas.

Cómo limpiar y cuidar de una piedra turquesa

Debido a que su formación es a base de fosfatos, la turquesa es una piedra frágil y además, sensible a los productos solventes. No solo productos como perfumes o cosméticos como cremas pueden hacer que la piedra pierda su color, sino que también lo puede hacer una piel excesivamente grasa.

Es por esto que no se debe usar ningún tipo de producto químico para limpiar una piedra turquesa. Bastará con pasar por su superficie un paño suave (cómo los de limpiar lentes) que elimine distintos residuos que puedan caerle mientras la utilizas. También puede limpiarse con vapor, pero recuerda que no tolera los ultrasonidos.

Una vez limpia, la turquesa debe guardarse de manera aislada, puesto que el roce con otras piedras más duras que ella puede hacer que se raye.

Correspondencias de la turquesa

Las correspondencias de la turquesa son las siguientes:

  • Planetas: Neptuno y Venus
  • Divinidades: Hathor
  • Metales: cobre y oro
  • Zodiaco: libra y acuario
  • Chakras: garganta y tercer ojo

Existen muchas formas de incorporar el color turquesa a tu vida. Si quieres hacerlo, entonces no te limites, En Turquezas todo lo que puedes necesitar para hacerlo y el único límite será tu imaginación.

Luna

Luna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Turquezas.com

Aqui encontraras todo sobre productos de colores turquesa desde la lencería hasta los accesorios de cocina, asi que te invitamos a que tomes asiento muy comodamente y disfrutes de nuestra gran variedad de productos.

Post Recientes

Siguenos en Facebook

Video de la Semana