Turquesa y blanco para un baño energizante

turquesa y blanco

El turquesa es un color muy versátil, pero puede generar algunos temores a la hora de utilizarlo en espacios pequeños como suelen ser los baños.  Sin embargo, es muy popular y muy utilizado en la decoración de otro tipo de espacios. Esto se debe a que es muy conocido como un color relajante, que aporta calidez y hace acogedores aquellos lugares en los que se usa para la decoración. Es por ello que en este artículo presentaremos algunas ideas para vencer esos temores y lograr el baño de ensueño con tonos de turquesa y con blanco, que no puede faltar sobre todo cuando se trata de este tipo de espacios.

Pinta las paredes de turquesa

La combinación más frecuente, y también la más segura, es la de  pintar las paredes de color turquesa y emplear piezas sanitarias y muebles de color blanco. De esta manera las piezas sanitarias y muebles pasan a ser el punto focal de ese espacio por lo que es importante escogerlas según el estilo que se desee para la sala de baño. En estos casos se recomiendan mucho las de líneas rectas.

Además, si sientes que tu baño es demasiado pequeño para un tono turquesa fuerte, puedes utilizar un todo claro. Esto hará que el espacio se sienta mucho más grande, pues le da luminosidad al baño.

Puedes darle un toque romántico o vintage…

Sin embargo, si quieres obtener algo un poco más romántico, lo mejor es utilizar muebles de estilo vintage. Siempre es importante complementar la decoración con accesorios, entre los que puedes incluir una alfombra al pie de la ducha o bañera y su cortina. También la cortina de la ventana si es que cuenta con una. Las toallas y toalleros también son elementos que complementan el estilo de ese ambiente. Solo debes recordar mantener los accesorios en colores turquesa y blanco.

… O pintar las paredes con turquesa y blanco

Otra buena opción es pintar las paredes de dos colores. Para esto puedes pintar una franja turquesa arriba y la parte inferior en color blanco (o viceversa) combinadas con accesorios en madera clara como el pino y toques en color terracota. Esto también resaltará muy bien unas piezas sanitarias en color blanco de líneas clásicas.

Otra forma de hacer esto, es pintar una de las paredes de un tono fuerte de turquesa y el resto de ellas de color blanco.

Concéntrate en el suelo y las cortinas

Emplear el color turquesa en el suelo, así como en las cortinas de la ducha, mientras que las piezas sanitarias y paredes son blancas. Esto también da la sensación de un espacio tranquilo que, en realidad, es super necesario para el cuidado personal.  Si decides utilizar este tipo de combinación, puedes emplear el color amarillo para los accesorios y le darás un toque alegre y bonito a tu baño.

El suelo del baño en color turquesa también ofrece lo necesario para que las piezas sanitarias en color blanco resaltan increíblemente, mientras que en las paredes se pueden emplear diferentes estilos de cerámicas que hagan juego entre sí, en la variedad de tonalidades del color turquesa.

Piezas de baño turquesa y ambiente blanco

Una apuesta más arriesgada, pero no menos bonita, es empleando piezas sanitarias color turquesa, mientras que las paredes se mantienen en color blanco. Este estilo puede complementarse muy bien con un gabinete para el lavamanos de color blanco con un tope de madera color claro. También puede emplearse para el marco de la ventana (en caso de tener una) y unas molduras en las paredes también en esta misma madera.  Los accesorios en este caso pueden ser muy variados como algunos cuadros pequeños que aporten algo de color contrastante con colores como el gris, el terracota o el verde claro, entre otros.

Decora la cerámica de las paredes

El empleo de listeles en las paredes de los baños también es muy popular y dan un toque elegante.  En este caso, un listel con un estampado en diferentes tonalidades de turquesa en cualquiera de las paredes blancas del baño, romperán con la monotonía del espacio, dándole un toque moderno y diferente.

Otra idea bastante clásica, pero que da excelentes resultados, es el uso de cerámicas estampadas en color turquesa y blanco en una o varias paredes del baño. También pueden tener toques adicionales en otros colores, sobre todo si se emplean con diseños alegres y diferentes. En este caso es importante, para no sobrecargar el ambiente, que las piezas sanitarias sean unicolor para que no resten protagonismo a unas paredes tan maravillosamente decoradas.

Para combinar turquesa y blanco, también puedes usar cerámicas que tengan algunas “tonalidades”. De modo que, utilizar cerámicas blancas veteadas con lo que comúnmente se llama blanco roto con turquesa, se ve muy bien cuando se emplea en:

  • Accesorios.
  • Una franja en las paredes.
  • El techo.
  • Las cortinas de baño
  • Las toallas. 

Estas son solo algunas posibilidades para crear un ambiente diferente y cálido en un cuarto de baño, empleando como base los colores turquesa y blanco. La creatividad y tu gusto personal es los que sin duda le dará ese toque final, mediante el uso de diferentes accesorios u otros detalles en colores que puedan complementar, etc. Pero lo más importante es que superes el temor y le des su merecido realce al baño, frecuentemente olvidado en términos de tendencias y buen gusto.  Existen muchas formas de incorporar el color turquesa a tu vida. Si quieres hacerlo, entonces no te limites, En Turquezas todo lo que puedes necesitar para hacerlo y el único límite será tu imaginación.

Luna

Luna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Turquezas.com

Aqui encontraras todo sobre productos de colores turquesa desde la lencería hasta los accesorios de cocina, asi que te invitamos a que tomes asiento muy comodamente y disfrutes de nuestra gran variedad de productos.

Post Recientes

Siguenos en Facebook

Video de la Semana